Cómo alcanzar objetivos... ¡sin morir en el intento!

planificar

Empieza un año nuevo y, como todo mortal, me marco nuevos propósitos, nuevos objetivos, nuevas metas a alcanzar. A veces (la gran mayoría, diría yo) esos propósitos se quedan únicamente en intenciones y acaba apareciendo inevitablemente la frustración. Pero, ya hace un tiempo, he podido darle la vuelta a que mis objetivos del año se queden a cero. Ahí van mis consejos para alcanzar tus objetivos y que ¡no mueras en el intento!

#1. Decide qué quieres conseguir

Una de las cosas que me hizo sentir que tenía que cambiar esta situación, fue esta frase de Gustavo Piera: "Más vale un gramo de acción que un kilo de intención". Para mi es una de esas frases que te dejan reflexionando un buen rato y que, con frecuencia, me viene a la cabeza. Así es que, desde entonces, me marco únicamente aquellos objetivos que realmente me interesa alcanzar, aquellos que siento que van a ponerme en acción.

Y es que, muchas veces, nos proponemos "clásicos" simplemente porque toca: dejar de fumar, hacer dieta, hacer más deporte, aprender inglés, etc. Pero, ¿realmente quieres conseguirlos? ¿algo dentro de ti te lo está pidiendo? Si no es así, no te los propongas, porque a las dos semanas vas abandonarlos.

#2. Formula tus objetivos en positivo

Si realmente son objetivos que te conectan contigo, objetivos con los que estás seriamente comprometido, replantéate cómo los formulas. Anna Guiu, una coach a la que admiro muchísimo, me dijo una vez: ¿Qué tal si en vez de "dejar de fumar" decides que este año vas a "respirar mejor" o si en vez de "hacer dieta" decides que "te vas a poner como un pibón"

¿No te parece diferente? ¿No sientes más energía y ganas de empezar? A mi me motiva muchísimo más formular mis objetivos en positivo, que no supongan una obligación sino todo lo contrario, que me pongan en acción.

#3. Conéctate con tu interior

Y ahora llega el turno de plantearte cómo puedes conectar más contigo mismo. A mí me está funcionando muy bien la meditación. No te voy a enumerar todos sus beneficios, simplemente voy a quedarme con dos que me parecen esenciales para el tema de los objetivos: te conecta contigo mismo y aumenta tu capacidad de concentración.

Pero no te voy a a engañar; iniciarte en la meditación es difícil, a veces incluso desesperante, te lo digo por experiencia propia. Cuando me ponía a meditar, en nada ya estaba abriendo un ojo para ver cuánto tiempo llevaba... y !no había pasado ni un minuto! Desde hace más de 6 meses practico la meditación casi a diario...meditación guiada, eso sí, pero ¡medito 1 hora seguida!. ¿Cómo lo he conseguido?...te cuento.

Hace algo más de un año, descubrí el libro de Johanna Basford "El jardín secreto". Para los que no sepáis de qué trata, es un libro para colorear, para buscar tesoros escondidos, recorrer laberintos y hacer tus propios dibujos. Es una manera muy sencilla, creativa y divertida de iniciarte en la meditación. De esta manera, poco a poco y casi sin darte cuenta, haces que tu mente pare y deje de darle vueltas a las cosas inútilmente. 

meditación

Sentí la necesidad de meditar de manera más "intensa" y me bajé una aplicación de móvil (hay muchísimas disponibles, tanto gratuitas como de pago, cualquiera sirve). Empecé meditando 3 minutos, luego 5 minutos, y así, progresivamente. Pero, lo que realmente ha sido definitivo para mí, es la meditación guiada en grupo: 1 hora diaria que me está aportando mucha serenidad, paz y clarividencia.

De verdad, prueba a iniciarte en la meditación...¡no tienes nada que perder y mucho que ganar!

#4. Reúnete contigo mismo

Por último, pero no menos importante, es que una vez al mes tengas una reunión contigo mismo. Busca un día para ti, para estar a solas contigo.  Ves a un lugar en el que te sientas en paz, que te encante, donde te sientas a gusto. Puede ser un rincón de tu casa, un parque de tu ciudad, un lugar en la montaña o en el campo. A mi me inspira muchísimo un lugar frente al mar. Lo importante es que estés a solas contigo en un lugar que sea especial para ti.

En ese espacio que has elegido y en ese momento que te has reservado para ti, revisa tus objetivos, siente si siguen siendo importantes para ti. Si no es el caso, no pasa nada, es el momento de corregir, de reformular o de sustituirlos por otros. Si te mantienes en tus objetivos iniciales, evalúa si te estás acercando o alejando de ellos. En ambos casos, define los pasos que realizarás el mes siguiente para acercarte a esos objetivos. Y así, cada mes: reunión, revisión y tareas. ¡Es infalible!

 

Esto es lo que estoy haciendo actualmente para ir hacia la dirección adecuada, para lograr lo que realmente quiero. Y tú ¿qué estrategias utilizas para alcanzar tus objetivos? Me encantará que me las cuentes.

 

Mar Ferré

Mar Ferré, Barcelona