4 pasos para gestionar tu tiempo

Lo he conseguido

Todos aspiramos a poder hacer el doble de cosas en la mitad de tiempo., ya sea en lo profesional como en lo personal, en el trabajo o en casa, Si quieres reducir tu nivel de estrés, ser más eficiente y eficaz, y sentirte a gusto contigo mismo puedes aprender a administrar mejor tu tiempo.

Gestionar bien tu tiempo no requiere de varitas mágicas ni de fórmulas magistrales. Mi propuesta se basa en cuatro pasos y en un concepto que me encanta: "Menos pero mejor" ¿Me acompañas a caminar pasito a pasito?

#1. Define tus objetivos

Lo primero de todo es tener claro qué quieres conseguir, decidir cuáles son tus objetivos y definirlos de manera clara y concisa. No vas a llegar a ninguna parte si no sabes a dónde quieres llegar. Por eso, si todavía no te has marcado ningún objetivo o no sabes cómo hacerlo, te propongo que primero leas este post.

Objetivos

¿Ya tienes tus objetivos definidos? Bien, demos el siguiente paso..

#2. Visualízalos

Los objetivos que te has marcado tienen que ser tan claros que solo con cerrar los ojos puedas sentir que ya son reales, que ya los has logrado. Lo sé, lo sé… el proceso de visualización no es fácil, pero por suerte existen técnicas y herramientas que te facilitan este paso.

De entre todas ellas, te recomiendo especialmente los Vision Board (también llamados Mapas del tesoro o Collages creativos). Puedes hacerlos recortando fotografías y pegándolas en una cartulina o si te va más el formato digital, puedes hacerte un tablero en Pinterest. No importa el formato, lo importante es que escojas aquello que más se adapte a tu personalidad y a tus gustos. Si te interesa profundizar más sobre los Vision Boards aquí te dejo un enlace.

Visual Board

#3. De objetivos a tareas

Ahora pregúntate ¿en qué debo invertir mi tiempo para alcanzar cada uno de los objetivos que me he marcado? Verás que con las respuestas que vayas dando a esta pregunta, irás desgranándolos; primero conviértelos en áreas, las áreas en categorías y las categorías en tareas. Una vez ya tengas las tareas, ya podrás pasarlas a tu agenda:

OBJETIVOS --- ÁREAS --- CATEGORÍAS --- TAREAS --- AGENDA

Pongamos un ejemplo. Imagina que tu objetivo es ser escritor, pero aún no te has planteado sobre qué escribir, ni en qué género quieres situarte y además piensas que deberías mejorar tu técnica. Bien, pues ahí tienes pistas de las áreas en las que deberías invertir tu tiempo. En este caso las áreas podrían ser: temáticas y escritura.

Para cada área haz una lista de categorías. Por ejemplo, para el área de “escritura” debes recabar información de cursos, saber los precios e incluso contactar con gente del sector para que te recomienden los mejores. Podrías hacer las siguientes categorías: información de cursos, financiación y contactos.

Y ahora toca desgranar esas categorías en tareas. Para la categoría de “contactos” puedes enviar mails a escritores que tengan un blog, llamar a tu tía para que te ponga en contacto con aquel editor amigo suyo o asistir a un evento literario. Para la categoría de “financiación”, una tarea podría ser analizar tus cuentas para saber si puedes pagar el curso con tus ahorros o vas a necesitar financiación. Bien, pues todas estas tareas son las que vas a ir poniendo en tu agenda. (aquí te dejo un post donde te cuento el sistema de organización personal que yo utilizo).

Listas to do

Si quieres saber más sobre cómo pasar de objetivos a tareas, te recomiendo el libro de Gustavo Piera “El arte de gestionar el tiempo”

#4. Prioriza

El tiempo es un recurso limitado e imprescindible ya que cualquier tarea requiere de un tiempo. y un día sólo tiene 24 horas (ya sé que es obvio, pero merece la pena parar un momento y tomar consciencia sobre estos dos aspectos que muchas veces pasamos por alto).

Ante estas limitaciones se hace imprescindible priorizar, porque vas a encontrarte un montón de situaciones en que se te van a presentar varias tareas y deberás escoger cuál vas a realizar y cuál va a ir primero. También debes ser consciente que muchas veces vas a estar haciendo tareas que no te están llevando a ningún lugar,, es decir, que no te están acercando a tus objetivos. Estas tareas que tal vez debas delegarlas o, sencillamente,  no realizarlas. Mira este post para profundizar más en cómo priorizar.

El paso del tiempo

Y tú, ¿cómo administras tu tiempo? ¿Sigues estos pasos? No te cortes en opinar, comentar y cuestionar sobre este artículo. Y si te ha gustado, compártelo con el mundo entero.

Mar Ferré

Mar Ferré, Barcelona