40 tips para mejorar tu economía

Si no sabes cómo mejorar tu economía, aquí tienes una lista interminable de consejos que puedes empezar a implantar desde hoy: gastar menos, ingresar más, cambiar hábitos, desterrar creencias, ahorrar, invertir bien, comprar con consciencia… ¡de todo!

 

#1. Hábitos y creencias

Lista de la compra

1.     Organiza tus menús semanales y reducirás el importe presupuestado en alimentación. (Mira este post si te interesa profundizar en ello)

2.     Reduce tus comidas fuera de casa; no sólo reducirás tus gastos en esta partida, sino que además mejorarás la calidad de tu alimentación.

3.     Si tienes que comer fuera de casa con asiduidad, hazte amiga de los tuppers. La comida casera es mucho más económica y mucho más sana.

4.     Implanta hábitos financieros: revisa semanalmente tus cuentas y realiza mensualmente tu cuenta de pérdidas y ganancias.

5.     Confecciona un presupuesto anual, en él establecerás el importe que mensualmente vas a destinar a vivienda, alimentación, ocio, cuidado personal, salud, transporte, etc. (Si quieres profundizar más, en este post hablé de ello).

6.     Elimina vicios caros: deja de fumar, deja de consumir alcohol y deja de jugar a la lotería, a la primitiva o al cupón de los ciegos.

7.     Revisa tus creencias limitantes con respecto al dinero. ¿Qué piensas sobre él? ¿Qué es para ti el dinero? ¿Cómo es tu relación con él?

8.     Busca coherencia entre lo que haces, lo que dices, lo que piensas y lo que sientes.¿Internamente quieres tener dinero, pero externamente no te atreves a manifestarlo?

9.     Elimina los tabúes y habla de dinero abiertamente con tus hijos; no esperes a que se produzca una situación límite para hacerlo; la economía futura de tus hijos te lo agradecerá.

10.  Descubre cuáles tu patrón financiero: ¿qué te enseñaron tus padre? ¿qué aprendiste en relación al dinero?. Una vez detectado, elimina aquellos hábitos negativos e introduce nuevos 

 

#2. Compras

Tarjeta de crédito

11.  Durante un mes paga en efectivo siempre que te sea posible, así tomarás consciencia del valor real de las cosas.

12.  No utilices la tarjeta de crédito nunca más; deshazte de ella o guárdala en un cajón bajo llave para usar en situaciones muy puntuales (viajes o emergencias).

13.  Compra sólo lo que realmente necesitas y analiza qué emociones hay detrás de cada acto de compra.

14.  Ves al supermercado con la lista de productos que necesitas comprar y cíñete al máximo a ella.

15.  Aplaza tus decisiones de compra 24-48 horas para reducir al máximo las compras compulsivas. Así tendrás certeza de que lo que vas a comprar realmente lo necesitas y no es fruto de campañas de marketing o de impulsos y emociones reprimidos.

16.  No compres los productos porque es la marca de toda la vida ola que más se publicita; prueba otras marcas que, aun no siendo tan conocidas, ofrecen el mismo resultado a un menor precio.

17.  Apúntate al “armario cápsula”, reducirás drásticamente el dinero destinado a la compra de ropa y calzado, una de las partidas con más peso en el presupuesto familiar.

18.  A veces, lo barato sale caro; no siempre grandes ofertas o grandes descuentos significan un mayor ahorro.

19.  Si eres un amante empedernido de la lectura, reduce tu gasto en la compra de libros: ves a la biblioteca o adquiérelos en librerías lowcost  tipo Re-Read.

20.  Investiga antes de comprar; no sabes la de dinero que puedes ahorrarte si investigas dónde es mejor comprar.

 

#3. Gastos y deudas

Finanzas personales

21.  Revisa las facturas de suministros domésticos (agua, luz, gas) y analiza si puedes reducir consumos y/o modificar las tarifas contratadas.

22.  Busca ofertas de otras compañías para tu servicio de telefonía móvil. A veces, sólo con el simple hecho de decir que vas a cambiarte de compañía, te hacen un ofertón.

23.  Durante un mes recoge los tickets de todo lo que pagues para tomar consciencia de en qué estás gastando el dinero.

24.  Date de baja de todos aquellos servicios y suscripciones que ya no utilices: gimnasios, clubs de lectura, televisión por cable, almacenamientos en la nube, servicios Premium en empresas de comercio electrónico, cuentas corrientes, tarjetas de crédito y/o débito, ...

25.  Busca alternativas de transporte más económicas a la que usas actualmente:  comparte coche, utiliza el transporte público, cómprate una bici o un buen calzado y ves al trabajo caminando.

26.  Tener un coche es un lujo; no sólo por la cantidad de dinero que cuesta adquirirlo sino por lo que cuesta mantenerlo: combustible, seguros, revisiones. Cuestiónate si realmente lo necesitas.

27.  Traza un plan para reducir tus deudas; comienza siempre por aquellas con un tipo de interés más alto.

28.  Evita comprar a crédito; encarece el precio del bien y compromete tus ingresos futuros.

29.  Alíate con la deuda buena es la que te permite adquirir un bien o servicio cuyo valor posterior va a superar su precio y su coste de financiación juntos (la vivienda, por ejemplo); que te permite generar ingresos (la formación) o disminuir gastos (hipoteca por alquiler).

30.  Si decides endeudarte, adecúa el plazo de amortización a la vida útil del producto o servicio que adquieras. Por ejemplo, no financies tus vacaciones a dos años, una vez disfrutadas te va a dar muchísima rabia seguir pagándolas tanto tiempo.

 

#4. Ingresos, ahorro e inversión

Ahorro

1.  Vende todas aquellas pertenencias que ya no uses y que todavía estén en buen estado. Obtendrás un dinero extra y te habrás deshecho de un montón de objetos inútiles.

32.  Diversifica tus fuentes de ingresos para evitar la dependencia económica y apuesta por generar ingresos pasivos.

33.  Págate a ti primero; cuando cobres tu nómina lo primero que debes hacer es apartar un % a ahorro; vive con el resto.

34.  Crea un fondo de emergencia para cubrir posibles imprevistos futuros; utiliza una cuenta a la vista, sin tarjetas ni recibos vinculados, y mantén una cantidad aproximada que pueda cubrir los gastos de 6 meses.

35.  Invierte tu dinero en productos que comprendas, y cuyo nivel de riesgo, rentabilidad y plazo se adecúe a tu perfil.

36.  Busca productos cuya rentabilidad se base en el interés compuesto.

37.  Invierte tu dinero en tus valores y en aquello que te haga sentir realmente auténtico; no te dejes llevar por las modas ni por las mayorías.

38.  Fórmate en finanzas básicas, aprende los conceptos elementales de gestión económica y de productos de inversión.  

39.  Infórmate antes de tomar decisiones de inversión. En temas financieros, la persona en quien debes confiar más es en ti mismo y no en el empleado del banco, el asesor financiero que te han recomendado o tu vecino del quinto.

40.  No existe la alta rentabilidad sin riesgo, son dos elementos directamente proporcionales.

 

Y tú, ¿cuántos de estos consejos estás ya aplicando a tu economía? ¿has probado algún otro que te está funcionando?

 

Si te ha gustado el post, no olvides compartir con tus amigos, familiares y vecinos.

 

 

¿Aún no eres suscriptor/a?

Estoy preparando contenido exclusivo para suscriptores, así es que, si no quieres perderte nada ¡SUSCRÍBETE! Además te llevas de regalo mi ebook "Claves para organizar tu casa... y tu vida".  

Mar Ferré

Mar Ferré, Barcelona