3 actitudes y 27 objetos para practicar el desapego

El apego y la toma de decisiones es como un músculo que requiere de entreno. Yo soy muy partidaria de realizar cambios radicales como los que propone Marie Kondo en su libro La magia del orden (aquí tienes el post que escribí sobre su método).

Pero estarás conmigo en que de nada sirve machacarse dos días en el gimnasio si luego el resto del año dejas de entrenar ¿no? Si cada día haces un poquito de ejercicio te irás poniendo en forma poco a poco y ya estarás preparado para tomar decisiones y vivir sin apegos en otros ámbitos de tu vida.

#Reto 465

como practicar el desapego

Este mes de septiembre empezó el Reto 465 - 30 días para simplificar tu vida. Un reto cuya filosofía es entrenarte en el arte del desapego y en la toma de decisiones y, así, empezar a simplificar tu vida. ¿Cómo?  Eliminando de tu casa todo aquello que ya no te sirve, que ya no utilizas y que ya no te aporta felicidad.


El reto, inspirado en el que organizaron The Minimalist, consiste en eliminar cada día un número de objetos que viene determinado por el día del mes. Es decir, el primer día del mes eliminas un objeto, el segundo día dos objetos, el tercer día tres... Total 465 objetos fuera de tu casa en 30 días.

 

Mi experiencia como participante en el reto durante el mes de agosto  me ha llevado a profundizar mucho en el apego y a plantearme por qué nos cuesta tanto desprendernos, por qué cuesta más tirar algunas cosas que otras, etc. A nivel teórico estoy releyendo algunos libros que me parecen una auténtica joya en esta materia, como El arte de tirar y Goodbye, things.

 

Pero la teoría sin práctica no sirve de nada. Además de mi participación en el reto lo que me está nutriendo muchísimo es la experiencia personal de cada uno de los participantes del #reto465. Llevamos solo una semana y ya tengo mil aprendizajes. Aprovecho para agradecer a todas las personas que forman el reto su participación. Sin ellas este artículo no hubiera sido posible.

 

Y quiero compartir contigo todos esos aprendizajes, aunque no participes en el reto.Así es que, si te resuena el artículo, si quieres aprender pero no sabes por dónde empezar te propongo que comiences eliminando 3 actitudes de tu mente y 27 objetos de tu casa,

#3 actitudes a eliminar de tu mente

como practicar el desapego

Cuando te enfrentas a un proceso de organización tu mente entra en pánico y busca mil excusas para no gastar energía y por eso evita la toma de decisiones. Así surgen los “por si acasos”, el “me costó mucho dinero” y miles de triquiñuelas más. He seleccionado tres actitudes que me parece esencial que empieces a eliminar de tu vida.

DE MOMENTO LO GUARDO

Esta actitud tiene mucho que ver con posponer la toma de decisiones. Y eso es un foco de caos. Cartas, documentos, publicidad, regalos, ropa, y de todo entra en esta categoría.

El “de momento lo guardo” es una “vía de escape” para no enfrentarte, para no decidir en ese momento qué hacer con aquel objeto. Por eso, guardas la revista que trae un interesante artículo que quieres mirarte luego, guardas ropa de otras tallas por si adelgazas o conservas el recuerdo de boda de tu amiga porque te parece mal tirarlo.

SITIOS PROVISIONALES

Guardar un objeto en un sitio provisional tiene mucha relación con la pereza y también está relacionado con el punto anterior en cuanto a que pospones decidir un lugar. Suele pasarnos con los objetos que se deben ordenar a conciencia como CD’s, libros, documentos, material de escritorio y objetos pequeños en general.

Por pereza los dejamos en ese sitio provisional y cuando nos damos cuenta en aquel lugar, se han ido acumulando objetos de todo tipo y ya no sabemos por donde empezar a salir de ese lío.

 Aunque pienses que ese lugar es provisional, el caso es que ese objeto se  va a quedar ahí por los siglos de los siglos. Cuando lo necesites acabarás olvidando que estaba ahí, no recordarás donde lo has dejado y empezarás a buscarlo desesperadamente por toda la casa, perdiendo tu valioso tiempo. Si finalmente no lo localizas, tendrás que comprarte uno nuevo y eso te hará perder también tu dinero.

¿Nos quitamos la pereza de encima y buscamos lugares definitivos en casa? Si quieres saber cómo darle un lugar a cada cosa este post te puede interesar.

ALGÚN DÍA

Ese día en que leerás ese libro, en que vas a utilizar esa prenda especial o esas bolsas tan “molonas” de tu tienda favorita. Créeme, ese día no llega nunca. Este tipo de excusas está muy vinculado con la indecisión, porque nos surgen dudas al tener que decidir si tenemos que desprendernos o no de un determinado objeto.

Esta es la excusa favorita de nuestra mente y surge normalmente con la ropa y los libros, dos de las categorías más difíciles de desprenderse. Así es que, si te oyes decir internamente “algún día”, no dejes que pasen tres años. Deshazte de ese objeto sin dudar.

#27 objetos a eliminar de tu casa

como practicar el desapego

Y ¿por qué 27? Pues porque es un número mágico para el Feng Shui Hay un proverbio chino que dice “Si quieres que se produzcan cambios en tu vida, mueve 27 cosas en tu casa” entendiendo por “mover” no solo el concepto literal de la palabra sino también el desprenderse (tirar, regalar, donar o vender).

Los 27 objetos que te propongo eliminar  de tu casa ¡YA!, y casi sin mirar son estos:

  1. Tuppers sin tapa, tapas sin tuppers.
  2. Muestras de cosméticos y jabones de hoteles que guardas para llevártelas de viaje y luego va y ¡te las olvidas!
  3. Calcetines que han perdido a su “media naranja” y que guardas por si algún día aparece. ¿Más cosas en tu casa “sin pareja”?
  4. Bolsas: de tela, de plástico, de papel, “molonas”, reutilizables. ¿Cuántas necesitas realmente?
  5. Tickets de la compra que engordan tu monedero y no sirven para nada.
  6. Tarjetas de todo tipo: de visita, de fidelidad,,… Aprovecha y replantéate también cuántas tarjetas bancarias (de débito o de crédito) necesitas.
  7. Medicamentos caducados. Acostúmbrate a revisarlos con asiduidad como puede ser cuando llegan los cambios de temporada, especialmente en otoño y primavera.
  8. Botones que vienen con las prendas nuevas y que guardas por si acaso se te caen. ¿Cuántos botones de este tipo has cosido?
  9. Productos de propaganda: bolígrafos, llaveros, auriculares de tu último viaje  en tren, antifaces,…
  10. Guías turísticas, mapas, trípticos de museos e información variada que guardas por si vuelves a visitar ese lugar.
  11. Vasos de tubo, de chupito, de cognac que no usas jamás. ¿Quizás porque no bebes cognac?
  12. Tarros de cristal que crecen exponencialmente en tu cocina, a no ser que tengas intención de montar una fábrica de mermeladas…
  13. Productos de alimentación caducados de tu despensa.
  14. Ropa que no te has puesto hace más de tres años, que no te vale de talla, que está pasada de moda, manchada, rota,…
  15. Manuales de instrucciones de cualquier aparato. ¿Cuándo te los has leído? En internet encuentras toda la información; así que elimínalos todos, sin mirar.
  16. Cables de todo tipo que no sabes ni a que aparato pertenecen.
  17. Revistas y periódicos viejos que quieres releer y que lo único que hacen es ocupar espacio y acumular polvo.
  18. Sábanas medio rotas que guardas para hacer trapos. ¿De verdad te motiva limpiar con eso?
  19. Cualquier aparato eléctrico que no funciona y que guardas con intención de arreglar algún día.
  20. Fotografías (en papel y digitales). ¿Cuántas fotos necesitas REALMENTE para recordar un viaje, una cena o una reunión familiar?
  21. Material de manualidades que usabas años atrás. Sé realista, no volverás a usarlos.
  22. Menaje de cocina que no utilizas: cuchillos que no cortan bien, sartenes en las que todo se pega, etc.
  23. Bisutería que no te pones, está pasada de moda, rota o ya no te gusta.
  24. Electrodomésticos o aparatos que no utilizas ni utilizarás: panificadora, licuadora, sandwicheras, cafeteras desfasadas, fondues, etc.
  25. Tiestos de plástico que se guardas no sabes muy bien por qué.
  26. Botes de restos de pintura que has guardado durante mucho tiempo. La pintura también tiene su fecha de caducidad, incluso sin abrir.
  27. Pinceles y rodillos secos, cinta de pintor que ya no pega y cualquier otro elemento de bricolaje inservible,

 

Espero que te haya sido de utilidad. Y si te ha gustado, dale al like y comparte... porque compartir es dar.

Mil gracias ;)


¿Aún no eres suscriptor/a?

Si quieres recibir contenido exclusivo SUSCRÍBETE y llévate de regalo mi ebook "Claves para organizar tu casa... y tu vida".

 

 

SÍGUEME EN LAS REDES

Mar Ferré

Mar Ferré, Barcelona