Cómo reducir los productos de tu baño

simplificar rutinas.jpg

El otro día te contaba en este post cómo simplificar rutinas. Me centré en el baño para ponerte un ejemplo y cómo, con la organización, puedes simplificar tus rutinas de cuidado personal.

El tema da para mucho y quería compartir en este post tips para que, de manera fácil y natural, consigas reducir la cantidad de productos en tu baño. Porque a menos productos, más espacio y más tiempo para ti.

#El origen del caos

Simplificar rutinas.jpg

En la organización del hogar, decidir un lugar para cada cosa es fundamental, pero no es suficiente. También debes cuestionar el uso y necesidad real de los objetos así como la funcionalidad de las estancias de la casa.

La acumulación es la causa más frecuente de un entorno desordenado y acaba afectando a la función de esa estancia. Por eso debes tener clara qué función quieres que tenga cada habitación de tu casa.

Cuando una estancia no cumple su función o no se adapta a tus necesidades, empiezas a no sentirte a gusto en ella y acabas por no utilizarla o por descuidar ciertos aspectos, como el orden y la limpieza. Así, poco a poco, el caos se expande y se apodera de ella. Y eso acaba repercutiendo en ti y en tu bienestar.

Poniendo un caso extremo pero real, si usas tu baño como trastero ¿tendrás ganas de relajarte o de cuidarte en él? ¿Has pensado cómo esa "desgana" afecta a tu cuidado personal y en cómo eso repercutirá en tu salud física y emocional?

#Un spa en casa

simplificar rutinas

Tu baño debe ser tu lugar de intimidad, un lugar en donde cuidarte, mimarte y relajarte sea una realidad y no una película de ciencia-ficción. Para ello pon foco en conseguir un baño donde reine el orden visual:

  • Colores neutros y coordinados entre sí: toallas iguales o de la misma gama cromática, lisas o con estampados discretos,...
  • Frascos a la vista iguales: gel, champú, mascarilla... lucen más ordenados visualmente si los cambias de su envase original.
  • Cajas para contener los envases pequeños y disminuir ese "desorden" que provocan las etiquetas de los productos.
  • Despejar superficies: deja sobre ellas lo esencial (jabón de manos y poco más). Fuera cepillos y pastas de dientes, maquinillas de afeitar, cremas y cremitas varias....

#Lo esencial es lo natural

simplificar rutinas .jpg

Ya has identificado el origen del caos. Ahora toca ir en busca de lo que es realmente importante para ti, de decidir de qué puedes prescindir sin reducir tu nivel de bienestar interno y externo. Y para encontrar lo más importante,  para ir a lo esencial pásate a lo natural. 

#1 HUYE DE LOS PRODUCTOS ESPECÍFICOS

¿De verdad es necesario tener un producto para cada zona de nuestro cuerpo? Crema para cutículas, para talones, para codos, para estrías, para reafirmar el busto, para afinar la cintura… ¡Ufff!A no ser que tengas una problemática real, evita productos que solo traten esa situación específica.

#2 HAZTE AMIGA DE LOS "MULTIUSOS"

Es decir, utiliza productos que sirvan para tratar más de un aspecto. Por ejemplo, éste de Mon Aroma sirve como mascarilla facial y como reparador de las puntas abiertas del cabello. Pero además es fantástica para los talones agrietados, para usar como aftersun, para las quemaduras y también para los eccemas de la piel.

#3 INTRODUCE LOS ACEITES ESENCIALES

simplificar .jpg

Pueden hacer que un producto básico se convierta en un producto específico. Si añades a tu crema hidratante unas gotitas de aceite esencial de elemí o de incienso le darás un toque antiaging. Con unas gotas de aceite esencial de pomelo en tu gel de ducha, además de hacerlo más vigorizante, le estarás aportando propiedades para reducir la grasa. Incluso, cuando empieces a conocer todas las propiedades y los usos que te ofrecen los aceites esenciales, podrás utilizarlos como sustitutos de los medicamentos convencionales, con lo que reducirás tu botiquín a la mínima expresión.

#4 SUMÉRGETE EN TU COCINA

En ella encontrarás muchísimos elementos con los que prepararte una mascarilla para la cara, un exfoliante para el cuerpo o una pasta dentífrica. Miel, aceite de coco, plátanos, azúcar moreno, poso de café, yogur, bicarbonato… son ingredientes naturales que se adaptan perfectamente a ti y a tu momento.

#5 PÁSATE A LA COSMÉTICA NATURAL

Porque lo natural es más simple. Yo estoy encantada con el cambio porque no solo ha reducido los productos en mi baño, si no que me ha ayudado a consumir de una manera más consciente y responsable y a sentirme mejor conmigo misma. Y es que lo natural es bueno para mi salud y respeta el medio ambiente. Si quieres indagar un poco más en esta temática te recomiendo que eches un vistazo a este artículo de Atelier Bio.

    Si te ha gustado, dale al like y comparte... porque compartir es dar.

    Mil gracias ;)

     

    TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

    ¿Aún no eres suscriptor/a?

    Si quieres recibir contenido exclusivo SUSCRÍBETE y llévate de regalo mi ebook "Claves para organizar tu casa... y tu vida".

     

    SÍGUEME EN LAS REDES

    Mar Ferré

    Mar Ferré, Barcelona