Cómo mantener el orden en menos de 1 hora

Seguro que conoces el dicho de No es más limpio quien más limpia sino quien menos ensucia. Mi madre nos lo repetía una y mil veces. La verdad, me llevó años entender a qué se refería. Pero en cuánto entendí el mensaje, lo he tenido siempre muy presente. Mira si lo tenía presente que, cuando mis hijos eran pequeños, una de mis fantasías más recurrentes era imaginar que levitaban por casa y así no ensuciaban el suelo.

#Momento click

Pero claro, eso son fantasías. Aunque no me doy por vencida. Por eso siempre estoy en constante búsqueda de la manera más rápida de ordenar, la más práctica, la más sencilla, en definitiva, la “más mejor del mundo mundial”. Así es que, buscando, buscando, un buen día tuve un momento click (o aha, que dirían los americanos). ¿Sabes esa sensación de que todo encaja? Pues esa misma es la que tuve cuando pensé… si limpieza y orden están estrechamente relacionados, la clave de la organización no está en cómo ordenar sino en cómo mantener el desorden a raya. Como diría mi madre No es más ordenado quien más ordena sino quien menos desordena… o algo así, ¿no?

Momento click

Por eso, una vez has organizado tu casa, o una habitación, o un mueble, o un cajón… lo que sea, viene lo complicado, ¡mantenerlo! No voy a engañarte, no existen fórmulas mágicas; debes hacer acopio de una buena dosis de disciplina y algo más de voluntad. Pero si eres constante con estos tips podrás mantener el desorden a raya. Tú escoges si te compensa invertir unos minutos a diario o si prefieres seguir pegándote esas maratones interminables de orden. ¿Con qué opción te quedas?

#Pequeños gestos

Me alegra que sigas leyendo. Es señal de que has optado por invertir unos minutos a diario y dejar de lado las panzadas de orden. Y lo más importante, es señal de que tu compromiso con tu hogar y con tu bienestar es firme. Verás cómo pequeños gestos van a provocar grandes cambios. Y todo eso en menos de una hora. ¡Increíble! ¿verdad? 

Vamos a ello...

1.    Haz la cama cada día, antes de irte de casa (2 minutos). Cumplir con la primera tarea del día es un buen chute de motivación, además del descanso visual que aporta ver la cama hecha.

Hazte la cama

2.    Superficies horizontales despejadas, antes de irte a dormir (15 minutos). Los mármoles de cocina, los de los baños, la mesa del comedor, la de la cocina, la mesa de centro, las mesitas de noche, la cómoda de tu habitación, etc. No dejes nada sobre esas superficies: ni ropa, ni libros, ni documentos, … todo debe volver a su lugar. Si quieres saber cómo encontrar un lugar para cada cosa, mira este post.

3.    El suelo también es una superficie (5 minutos). Por tanto, tiene que quedar totalmente despejado. Lleva los zapatos a su armario, la ropa sucia al cesto, y guardo los juguetes en su baúl.

4.    El fregadero de la cocina vacío, ni una tacita, cuchara o cachivache dentro de él y limpio como los chorros del oro (5 minutos). Este punto es de vital importancia, especialmente con adolescentes en casa, así es que, si lo consideras necesario, puedes aplicarlo dos veces al día: antes de irte de casa y antes de irte a dormir. He observado con detenimiento el efecto multiplicador que se produce en el fregadero. Y la conclusión es aterradora; si dejas una taza o una cuchara en su interior, puedo asegurarte que en pocas horas tendrás un mínimo de 3 o 4 objetos similares. Curiosamente este extraño fenómeno sólo pasa con utensilios de cocina porque he hecho una prueba dejando un billete de 50 € y no solo no se ha multiplicado si no que se ha producido el efecto inverso y ¡ha desaparecido! 

Fregadero vació

5.    El cesto del orden (10 minutos) Paséate por cada una de las habitaciones de tu casa y ves recogiendo en un cesto todos los objetos que pertenecen a otra estancia. Dedica entre 1 y 2 minutos por habitación. Si dispones de más tiempo, haz una segunda ronda reubicando esos objetos en su lugar correspondiente. Si vas con el tiempo justo, deja los objetos en el cesto; al menos mantendrás el foco del caos aislado y bajo control.

6.    Habitación del caos (5 minutos). Si tienes una habitación, un armario, una cómoda o un cajón que sea tu talón de Aquiles en cuestión de orden, dedícale 5 minutos al día para despejarlo. Usa un temporizador para evitar dedicar más tiempo del estimado. Poco a poco irás tomando el control de esa zona y manteniéndola en orden.

7.    Planifica tu día siguiente, antes de irte a dormir (10 minutos). Consulta tus tareas pendientes, planifica menús, deja medio preparado el desayuno, prepara tu ropa y la de los niños, etc.

Planifica tu día

 

Espero que te hayan sido útiles mis consejos para mantener el orden. ¿Cuáles son los tuyos? ¿Me los cuentas?

 

Si te ha gustado mi post, o piensas que puede ayudarle a alguien compártelo con tus amigos, familiares y vecinos. ¡Un millón de gracias!

 

 

¿Aún no eres suscriptor/a?

Estoy preparando contenido exclusivo para suscriptores, así es que, si no quieres perderte nada ¡SUSCRÍBETE! Además te llevas de regalo mi ebook "Claves para organizar tu casa... y tu vida".  

 

 

Mar Ferré

Mar Ferré, Barcelona