Testimonios

 
       CARMEN G.

     CARMEN G.

     

Trabajaba en un banco y ahora estoy prejubilada, hacía un tiempo que sentía  que quería estar más cómoda en casa y pensé que ahora era el momento perfecto para ocuparme de ello. Durante todo el proceso Mar me hizo sentir muy cómoda, como si me estuviera ayudando una amiga.
Me ayudó a desprenderme de cosas "inservibles". El espacio se quedó libre. Lo fácil que me resulta ahora mantener el orden! 
Algo que me marcó fue cuando me dijo que cada objeto en mi vida debía contemplarlo y observar qué me aportaba, preguntarme por qué quería conservarlo.  Con la ropa casi fue fácil...mucha era obsoleta, otra ni la había estrenado, o ya no me representaban, o simplemente ya no cabía en ellas!
Con los libros me fue más difícil pero al final el planteamiento de que para releerlos ya está internet y, si el apego es emocional, si aún existe ese apego o ya no.
Ese ejercicio tan trivial y general, repetido durante unos días, me llevó a pensar si todo lo que tenía en mi vida era lo que yo quería y lo seguiría escogiendo en el momento actual.  Me he deshecho de más "mochilas", alguna de ellas afectiva, pero pienso que, al igual que con los armarios, ahora tengo espacio libre para poner cosas nuevas y adecuadas para mis deseos actuales.

Quim C.

Trabajo de Auditor Interno y necesitaba planificar mi closet. Trabajando con Mar me sentí muy a gusto, me sentí escuchado y en todo momento valoró mis aportaciones y yo valoré sus conocimientos, tanto de orden como de espacio.
Ahora tengo un enorme vestidor, superorganizado que me ayuda a tener la ropa ordenada y con muy fácil acceso. Lo que más me gustó fue que se ajustó a su presupuesto y lo práctico que ha quedado.

Tura F.

Trabajo como Responsable Técnico en un laboratorio de investigación. En un principio me sentí juzgada por el desorden que había, la ropa que guardaba sin sentido, los “por si acaso”, etc. Luego me di cuenta que era yo la única que me juzgaba.  Fue muy fácil trabajar con Mar porque ví la luz al final del túnel y ella trabaja de forma muy resolutiva, ofreciéndome soluciones para los problemas que no pude resolver, ya sea de forma física sugiriendo cambios sino también de forma emocional apoyándote en todo momento.
Recibí mucho mas de lo que esperaba. Entendí lo que significa clasificar por categorías y que las cosas de la misma categoría deben ir juntas. Algo aparentemente muy lógico pero que a mi me costó integrar.
Me ayudó a organizar mi casa y a conseguir mantener el orden con unos principios básicos y sencillos pero esenciales sobretodo en una casa en la que hay adolescentes. Además me ayudó a desprenderme de todas aquellas cosas que no necesitaba y que, si hubiera tenido que hacerlo yo sola, además de tardar muchísimo más, no hubiera conseguido vaciar la mitad de la mitad de las cosas por no tener a nadie a quien justificar las cosas a las que sientes cierto apego.
Lo que más me gustó fue ordenar los cajones  con algo tan sencillo como las tapas de las cajas de zapatos y de qué manera éso puede transformar un espacio. También me gustó el hecho de tener todo clasificado por categorías y de forma junta. De esta manera cada vez que busco algún material o papel, lo encuentro en 1 minuto!!!

Carlota F.

Trabajo en una empresa como Directora de Comercio Internacional y estaba preocupada porque me tenía que cambiar de piso. El caos que supone una mudanza se convirtió en una oportunidad para descubrir cosas olvidadas y desprenderme de muchas inútiles.
De Mar recibí agilidad, rapidez y mucho orden en la colocación de todo lo que tenía en mil cajas. Durante la mudanza me ayudó, primero, a empaquetar con lógica y orden para que el traslado y el desempaquetado fuera sencillo y también a desprenderme de objetos que me han acompañado muchos años pero que, en realidad, no tenían ningún valor material ni sentimental para mi. Desempaquetar todo fue muy sencillo y logramos tener controlado lo que había en cada caja y en poder ir desempaquetando y colocando fácilmente. He hecho varias mudanzas en mi vida y siempre tenía el mismo problema, no saber en qué caja tenía cada cosa, iba desempaquetando al azar y vivía durante semanas en el caos. Esta vez nada que ver con eso!!
Lo que más me gustó es tener mis cosas controladas en todo momento y aprovechar para tirar muchos objetos inútiles. Con eso he recuperado mucho espacio.